Autor Tema: Artículo: La Cianotipia  (Leído 9050 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado J. Noir

  • Cubo de luz
  • *****
  • Mensajes: 2882
    • Cámaras Clásicas: Historia de Bolsillo
  • Votos:
  • Likes Given: 107
Artículo: La Cianotipia
« en: 30 de Diciembre de 2010, 14:00:33 pm »
¿Qué es la Cianotipia?

La Cianotipia es un proceso clásico, que ha cambiado muy poco desde su creación a mediados del siglo XIX. Al contrario que la fotografía moderna, basada en la plata y sus haluros para capturar la imagen, la cianotipia usa compuestos basados en el hierro. Tiene la ventaja de ser barato, fácil y con bastante baja toxicidad.

Algo de historia, sacado de la wikipedia :

La Cianotipia es un antiguo proceso de impresión fotográfica monocromática cuyo resultado es una imagen con tonalidades azul cyan.

El científico y astrónomo inglés Sir John Herschel descubrió éste proceso en 1842. Si bien Herschel puede ser el descubridor o inventor de éste proceso, fue una científica británica, Anna Atkins, la que trasladaría el proceso al campo de la imagen estática. Creó una serie de ediciones limitadas de libros de cianotipias que documentaban plantas, algas y otra vida vegetal. Mediante el uso de éste proceso, Anna Atkins es frecuentemente reconocida como la primera mujer fotógrafa de la Historia.

La Cianotipia es uno de los procesos menos agresivos en lo que a química se refiere. No obstante, todo éste proceso ha de seguirse con las debidas medidas de seguridad, tanto personal como de instalaciones: usar guantes y bata de laboratorio, protección para los ojos, etc.


Resumiendo el proceso

   1. Hacer la mezcla de los dos productos químicos necesarios para crear la solución fotosensible.
   2. Aplicar la solución al papel que se vaya a utilizar.
   3. En caso de usar una fotografía digital, crear la transparencia del negativo con una impresora de tinta o láser.
   4. Colocar el negativo sobre el papel fotosensible una vez éste haya secado.
   5. Exponer bajo luz Ultra Violeta.
   6. Lavar en agua para revelar.
   7. Colgar para secar, y disfrutar del resultado.


Los Químicos

La Cianotipia requiere la preparación de una solución sensible al espectro de luz UV a partir de dos compuestos químicos: por un lado, citrato de amonio y hierro (verde) y por otro ferricianuro de potasio. La proporción es de entre 20% y 25% para el citrato de amonio y hierro (III) y de entre 8% y 10% para el ferricianuro de potasio. Para hablar con números redondos, eso significa que deberemos de mezclar entre 20 y 25 gramos de citrato de amonio y hierro (III) con 100ml de agua (preferiblemente destilada), e igualmente deberemos de mezclar entre 8 y 10 gramos de ferricianuro de potasio con otros 100ml de agua, del mismo tipo usado con el anterior compuesto.

Con las cantidades anteriores obtendremos una buena cantidad de solución sensibilizadora, y quizás no nos interese hacer tanto. Es más conservador hacer mezclas de unos 10ml, especialmente al principio hasta hacernos bien a la idea de la cantidad necesaria para cubrir cada superficie: podemos hacer solución de más y luego almacenarla en botellas de cristal ahumado (marrón) alejadas de la luz directa, pero aún así no tiene una gran duración antes de perder sus propiedades. Así pues, en éste caso, las mezclas serían de 5ml por cada uno de los compuestos: se mezclarían aproximadamente 0.5 gramos de ferricianuro de potasio y 1.2 gramos de citrato de amonio y hierro con 5ml de agua cada uno.


La Superficie

Podemos hacer cianotipias sobre papel, cartón, tela, y casi cualquier material natural que se nos ocurra. Personalmente me gusta la textura del papel de acuarela, pero lo mejor siempre es experimentar. Para mezclar la solución y aplicarla en la superficie elegida podemos hacerlo con la luz de las bombillas normales o halógenas, pero es muy importante mantenerlo alejado de la luz directa del sol y otras fuentes de luz UV. Algunos tipos de luz fluorescente tampoco son recomendables.

La aplicación de la solución sobre la superficie que vayamos a usar es de lo más sencillo: con una brocha, rodillo, espátula o cualquier artilugio similar con el que nos sintamos cómodos, pintaremos una capa de solución en el tamaño elegido. Una vez esté uniformemente recubierto, podremos ponerlo a secar preferiblemente en un sitio completamente oscuro.


El Proceso

La impresión de un cianotipo es por contacto: hemos de situar el negativo o la transparencia en contacto directo con la superficie pintada con la emulsión sensible, y cubriremos el "sandwich" con una pieza de cristal completamente transparente. Este "sandwich" lo expondremos entonces a la luz solar o a nuestra fuente de luz UV.

Una alternativa para introducirse en la cianotipia sin tener acceso a negativos de gran formato es hacer lo que se conoce como "fotogramas", y que es exactamente lo que hacía la anteriormente mencionada Anna Atkins: en vez de negativo, lo que pondremos en contacto con la superficie sensibilizada será cualquier otro material, como plantas, creaciones personales, o cualquier otro elemento decorativo.

Una vez expuesto (la cantidad de tiempo dependerá de la precisión en la mezcla de los químicos, la forma de aplicarlo o, sobre todo, la intensidad de luz solar de cada zona y cada época del año) la forma de revelar la superficie es de lo más sencillo: lavar con agua fría. Este lavado evita la oxidación y saca esos tonos azules; también eliminará los químicos sobrantes, y ha de hacerse durante no menos de 5 minutos.


El Resultado

Una vez terminado el lavado, lo único que queda por hacer es colgar a secar y admirar el resultado de un proceso con más de 150 años de tradición.

Ingrained in the grain and drunk on bokeh. Cutting time into frame in black, white and grey.

“Lo que convierte a la fotografía en una extraña invención - con consecuencias imprevisibles - es que su materia prima fundamental sea la luz y el tiempo”  John Berger: Otra manera de contar (1982)